10 terroríficos segundos.

Se agotó el tiempo. No le quedaban más de 10 segundos para ser llevado a quirófano. Ahí lo esperaba el famoso doctor Arias para operarlo a corazón abierto. Estaba aterrorizado. No sabía si prefería estar muerto o ahí dentro. Tenía la oportunidad de salvar su vida o de dejarla en ese espantoso lugar. Estoy entrando en el matadero - pensó. Jamás le había gustado esa idea. Le pusieron la anestesia y en 3, 2, 1.. quedó profundamente dormido con las palabras ´todo saldrá bien` resonando aún en su cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario