Querido director...

Hoy, hoy toca escribir una carta de despedida. Puede que no sea la mejor, pero es la mía. La primera vez que puse un pie en esta escuela pensé: 'no puede estar tan mal un cambio de aires' y no me equivocaba.
Este cambio de aires me sirvió para conocer personas estupendas y muy importantes en mi vida. Este cambio de aires me sirvió para hacer, el cambio más importante de mi vida, el cambio a mejor persona.
Creo que todo lo que me habéis aguantado en este colegio no lo habrían hecho en cualquier otro. Creo que todos los profesores tienen sus cosas pero que se les coge cariño. Y también creo que cada uno de ellos me ha enseñado alguna cosa a lo largo de este camino. Unos me han enseñado ha hacer ecuaciones de segundo grado, las partes de la célula, ha analizar oraciones, a hacer cemento, dibujo técnico, pero todos y cada uno de ellos, en especial Carmeta y Joan, me han enseñado a ser más paciente, menos impulsiva, a controlar mis actos y palabras contando hasta diez antes de hacer algo, en definitiva habéis contribuido en mi cambio a mejor persona.
Puede que yo no haya crecido en este colegio, puede que no lleve tantos años como algunos, pero os aseguro que esta escuela es una de las mejores cosas que me podrían haber pasado en la vida. Pues en este colegio fue la primera vez que actué, que leí en público, que me expulsaron, que hice amigos de verdad, que me peleé con un profesor, que hablé con otro como si fuera un amigo, que me dí cuenta de que si quieres puedes, que pedí perdón de corazón, y una infinidad de primeras veces más.
A este colegio, todo y su carácter religioso, me la llevo muy dentro del corazón, a ella y a toda esta maravillosa gente que la forma.
Después de todo esto querría deciros que siento todos los dolores de cabeza que os hayamos causado.
Esta carta y esta fiesta de graduación para mi no son un adiós definitivo son un hasta pronto. Sólo me falta agradecer las cosas que habéis hecho por nosotros en esta larga etapa.
Gracias de corazón.

Después de cuatro meses de haber escrito esta carta y de llevar uno en un nuevo colegio, puedo decir que se nota mucho la diferencia de colegio. El nuevo no está mal, pero no es lo mismo, los profesores la gente... Todo es distinto.

2 comentarios:

  1. No hay mejor etapa que la que deja un recuerdo así. No sé tu edad, pero yo recuerdo con muchísimo cariño mis años de instituto (estuve seis), a mis compañeros y a muchos de mis profesores. La universidad es otro rollo, que también está muy bien, pero (quizá porque aún no la he acabado) no la echo de menos como mi época en el instituto. Seguro que nunca lo olvidas. ;-)

    atlantis2050.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente de acuerdo contigo, es una etapa que espero no olvidar.. Pero mi memoria no es buena... Así que un poco la finalidad de poner esto aquí es recordarla con los años.

      Eliminar