Orgull.

''Eso es lo que he sentido en los últimos días, después de las elecciones. Sí, yo me siento orgulloso de ser de Barcelona. Otra vez. Con el triunfo de Ada Colau, Barcelona ha vuelto a mandar un mensaje al mundo. Un mensaje de compromiso, de salud democrática y de desafío. No será fácil. Nada es fácil. Y todo eso sucede en el momento preciso y necesario, incluso yo diría que un poco tarde ya que el barro de la crisis se está secando, que todavía es peor. Ahora que todos tenemos claro que el capitalismo se ha pegado un trompazo de mucho cuidado e intenta reconstruirse sin aprender la lección, llega una mujer, una gente, muchos votantes, que han dicho: ''¿Y si hacemos las cosas más justas? ¿Y si el dinero de todos lo invertimos mejor?''. Y han ganado''.
Y yo, al igual que Andreu me siento orgullosa de ser de Barcelona, y por fin, después de muchos años puedo decir que estoy orgullosa de ser de Badalona. El orgullo se debe al cambio político de la ciudad, al ascenso al poder de una profesora de secundaria que tiene las cosas claras, a que una mujer de origen marroquí sea regidora y a que por fin se demuestra la pluralidad de Badalona. 
Me siento extremadamente orgullosa de ese cambio. De esas personas a las que ni si quiera conozco que van a hacer que Badalona sea una ciudad mejor. Han demostrado que ''Sí se puede'' y que hay otra clase política en la que de veras se puede confiar. Dentro de toda la corrupción política sois un verdadero rayo de luz y esperanza. Ojalá y esto pasara en todas las ciudades de España. Porque esta es la clase de políticos que necesitamos, los que no necesitan un traje o un vestido de 600€ para ganarse el respeto de la gente, los que no necesitan un coche oficial para ir a todas partes, los que no necesitan cobrar cifras astronómicas para dar lo mejor de sí mismos (¡¡Y LOS HAY QUE NI AÚN ASÍ DAN LO MEJOR!!!) esa es la clase de políticos que necesitamos, que queremos, políticos en los que poder vernos reflejados, esos políticos sois vosotros. Gracias por hacerme volver a creer en la política, gracias por hacerme ver que aún hay esperanza en este país de corruptos. Vosotras vais a figurar en los libros de historia, y yo me sentiré orgullosa al poder contárselo a mis nietos. 
¡Viva Ada! ¡Viva Barcelona!
¡Viva Dolors! ¡Viva Badalona!

No hay comentarios:

Publicar un comentario